Colombia
Noticias y Comunicados
Fotografía: EL JARDÍN - Maria Camila Tobón Gaviria - Álbum 2012 Revela Colombia

Noticias y Comunicados

Mompox, tierra de Dios

Mompox, tierra de Dios

Santa Cruz de Mompox cuenta con un conjunto simbólico religioso del cual se pueden destacar sus siete iglesias, que develan la más arraigada tradición católica. Bueno, no siete, sino seis, pues recientemente el templo de San Agustín fue elevado al título de basílica menor del Santísimo Cristo de Mompox, núcleo de peregrinaciones y lugar de habitación del Santo Cristo crucificado, cuya leyenda nos había encantado.

 

 

 

Reconstruida en 1966, la iglesia de San Francisco, es sede del colegio Sagrado Corazón de Jesús. En la iglesia de Santo Domingo conmueve la emblemática imagen del Nazareno, símbolo de la Semana Mayor momposina, representada en un monumento erigido el 6 de agosto de 2010 como un regalo al bicentenario de la independencia de Mompox. Allí reposa el altar de la Virgen del Rosario, ubicado en el interior de la iglesia, con su valiosa corona decorada con joyas.

 

 

 

El templo de San Juan de Dios, al contrario de las otras iglesias, no está ubicado en una esquina. Posee una campanario en forma de torre y una amplia ventana sobre su puerta principal.

 

 

 

Uno de los íconos de Mompox es la iglesia de Santa Bárbara, en la plaza del mismo nombre. ¡Realmente estremece! Su torre, de estilo barroco y octogonal, con una cúpula rodeada de crestas y altares dorados, y las figuras de leones sacuden el alma. Es una de las más antiguas. Sobre ella se cierne la leyenda de Santa Bárbara, una princesa mora que se convierte al cristianismo, lo que hace enojar a su padre, que la encierra en la torre y la presiona para que vuelva a sus orígenes, pero ella no cede, entonces es sentenciada a ser decapitada; en medio de este momento, ella implora a Dios y en ese mismo instante cae un rayo que mata al padre.

 

 

 

De ahí surge el adagio de “después de un rayo, no hay Santa Bárbara que valga". De noche, el templo se ve mejor, cuando la iglesia enciende sus luces se nos ilumina el alma. Aquí llegan familias, niños que juegan alrededor de la plaza, parquean bicicletas frente al antiguo cañón, que apunta hacia la otra orilla. Aquí cerca también están las casetas con las picó (esos aparatos de sonido a alto volumen, con reconocidas voces de la música vallenata); un gran contraste, sin duda, pero la magia que exhala el templo está siempre presente. Es el sitio de reunión de todos.

« Volver