Colombia
Noticias y Comunicados
Fotografía: EL JARDÍN - Maria Camila Tobón Gaviria - Álbum 2012 Revela Colombia

Noticias y Comunicados

Carnaval de la Subienda en Honda

Carnaval de la Subienda en Honda

Fragmento de crónica "Honda ribereña y linda". 

 

Texto de Toya Viudes, blog Colombia de una. 

 

A Honda no llegué cualquier día; elegí marzo para coincidir con la “Subienda” del pescado desde las ciénagas de la costa atlántica hasta aguas arriba y compartir con los pescadores su algarabía, el Reinado y el Carnaval. “El bocachico es astuto, como que sabe escribir, él sabe el día que llega, y cuando debe partir, me pone alegre en enero, me deja triste en abril” como canta Gabriel Romero, así que me planté en este rinconcito del Tolima antes de que el pescado en cuestión se esfumara junto a bagres y nicuros.

 

Y lo que disfruté viendo a Don Pastor sacar su red repleta de pescado. O cuando en mis paseos en barca por el río fotografié los cóngolos, esas redes livianas armadas en dos varas de madera fina que se juntan para formar una bolsa o canasta en el extremo y que se manipulan desde los guambeos o congoleaderos en las orillas donde el agua es tormentosa y profunda.

 

 

 

Y cuando lancé por primera vez una atarraya! “Agarras bien el copo, partes la red por la mitad, recoges el canto y la lanzas con poca fuerza, mucho swing y abriendo las dos manos” me dijo José Fernando Franklin como si fuera la cosa más fácil del mundo y les confieso que muy bien no lo hice. “Abrió machuqueada” bromeó después de mi intento fallido y la lanzó él con la mayor naturalidad del mundo para sacarla hasta con algún que otro pescado. Pero es que son cuarenta años en esto de la pesca que aprendió de su padre y claro, la ventaja era infinita.

 

 

 

 

 

Honda en subienda es una fiesta. Y muy sabrosa, por cierto, como el pescado frito o el viudo “enterrado” de bagre sapo y caloche que preparó Orlando Prada para un concurso: siete horas bajo arena envuelto en hojas de bijao bajo una fogata de cualquier madera que haga buen calor y acompañado del tradicional “recao” a base de yuca, plátano, papa y cachaco. Qué delicia, también los mangostinos, esa fruta exótica que me recuerda al lichi y que en estos meses del año se encuentra en cada esquina.

 

« Volver